Revista Noche y Niebla No. 41: Enero - Junio 2010

Cementerios e impunidad

El Banco de Datos de Derechos Humanos y Violencia Política del Cinep/Programa por la Paz presenta la versión digital de la revista Noche y Niebla No. 41, periodo comprendido entre el 1 de enero y el 30 de junio 2010.

En las últimas cuatro décadas han sido registrados centenares de miles de muertes violentas en Colombia, un alto porcentaje de ellas relacionado con la represión oficial y con el conflicto armado interno. Muchos millares de víctimas fueron desaparecidas y muchas otras reportadas como muertas en combate, real o ficticiamente, sin que sus restos hayan sido vistos nunca por sus familiares. Nuestras montañas, caminos y ríos esconden multitud de cadáveres sin nombre.

El pasado 4 de agosto (2010) la Fiscalía informaba que el censo recién emprendido de sepulturas anónimas ya se acercaba a 10.000 estando apenas en sus comienzos la recepción de respuestas de los 1.103 municipios. Hasta ahora se destacan, según la Fiscalía, Mutatá (Antioquia) con 1.500 sepulturas anónimas y Granada (Meta) con 510 (Cfr. El Espectador, 04.08.10, pg. 2).

La Macarena: una alerta temprana

Enviado por Comunicaciones el Mié, 08/09/2010 - 09:15.
Editorial Web

Alejandro Angulo Novoa, director del Banco de Datos de Derechos Humanos y Violencia Política del CINEP/PPP, analiza el informe sobre el Cementerio de La Macarena de la ONU y clama por que la impunidad tenga fin.
A todos los colombianos: esta es una alerta tardía convertida en alerta temprana. Es tardía en cuanto que las 466 personas no pueden resucitar. Sus despojos mortales están en las tumbas y fosas comunes de La Macarena. Y es temprana en cuanto que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, después de visitar el lugar, exhorta a una acción inmediata: “Para la Oficina es preocupante la falta de controles efectivos y registros adecuados frente a los reportes de personas muertas en combate, lo que plantea interrogantes sobre las circunstancias de su muerte. Esclarecer estos interrogantes es urgente, en particular, teniendo en cuenta los indicios sobre posibles casos de ejecuciones extrajudiciales y desapariciones en La Macarena y municipios aledaños” (ONU-DD.HH. Informe sobre cementerio de La Macarena, Meta, 7 septiembre 2010).

COMUNICADO PÚBLICO DEL PROVINCIAL DE LA COMPAÑIA DE JESÚS FRANCISCO DE ROUX S.J.

COMUNICADO PÚBLICO DEL PROVINCIAL DE LA COMPAÑIA DE JESÚS FRANCISCO DE ROUX, S.J.


En los últimos días han aparecido grafitis en la ciudad de Bogotá contra el Padre Javier Giraldo S.J. que buscan destruir su buen nombre y autoridad moral, y que incitan a asesinarlo.

Como superior del Padre Javier Giraldo S.J., quiero expresar públicamente que él es miembro de nuestra comunidad y que tiene todo el apoyo de la Compañía de Jesús en su lucha por los derechos humanos.

Durante treinta años, con entrega incondicional a las víctimas y con rigor impresionante para demostrar la evidencia de sus afirmaciones, Javier Giraldo S.J. ha estado denunciando a los violadores de los Derechos Humanos.

Ha acompañado esas denuncias con todas las pruebas y pedido a la justicia colombiana que actúe. Ha sido testigo extraordinario de la manera cómo esta justicia ha dejado en la impunidad a los criminales.

Los que hemos seguido la lucha de Javier Giraldo S.J. por la verdad y la justicia entendemos por qué él llegó, después de numerosas evidencias, a concluir en el fuero interno de su conciencia personal que no podía creer en la justicia colombiana, que no podía declarar ante ella y que no buscaría más que se hicieran investigaciones adelantadas por esta justicia.

Sabemos que esta decisión de Javier contradice la obligación ciudadana de acatar las instituciones, sin embargo somos testigos de que es la integridad moral de Javier Giraldo lo que lo ha llevado a esta posición de conciencia.

El Provincial de la Compañía de Jesús respeta profundamente a Javier en esta decisión en la que él pone en primer lugar la fidelidad a su conciencia y su coherencia y autenticidad humana aun a riesgo del castigo a que pueda ser sometido por esta misma justicia.

Frente a la campaña en grafitis para destruir el nombre y la persona, queremos dejar claro que nosotros vemos en Javier Giraldo S.J. un hombre del más alto valor moral, un serísimo buscador de la verdad, un luchador incansable al lado de los excluidos, un defensor sin condiciones de la dignidad humana, un convencido de que el Estado y sus fuerzas de seguridad deben estar al servicio de la vida y de la integridad de todos y de todas.

Queremos dejar claro que Javier Giraldo S.J. no es ni ha sido jamás guerrillero como pretenden señalarlo sus detractores.

Javier no tiene más armas que convocar a que se diga la verdad sin ofrecer recompensas a nadie para que sea fiel a su conciencia.

Por eso ha rechazado con decisión la compra de testigos en la justicia colombiana.

Por eso jamás ha aceptado que lo cuiden con armas de ninguna clase.

Javier Giraldo S.J. es un hombre de fe. Un seguidor hasta la muerte de Jesucristo. Un auténtico jesuita de profunda vida interior. Un compañero incansable de las comunidades pobres y desplazadas por la guerra.

Como superior de los Jesuitas reitero el reconocimiento a la grandeza moral de Javier Giraldo S.J. e invito a todas los hombres y mujeres que entre nosotros buscan la verdad y la justicia a que rodeemos con nuestro apoyo moral a un hombre que nos ha enseñado con el mensaje de su vida a ser consistentes con Dios y con nosotros mismos.

Francisco De Roux S.J.
Provincial de la Compañía de Jesús

Revista Noche y Niebla No. 40: Julio - diciembre 2009

INSEGURIDAD PARA LOS DÉBILES Y PARA LOS CRÍTICOS

Nuevamente este número de Noche y Niebla (julio – diciembre 2009) destaca en su introducción la continuidad del fenómeno de los “falsos positivos” así como la persecución intensa que continúan sufriendo los grupos, sectores y organizaciones sociales de base bajo este gobierno.

Si bien hay que registrar una disminución sensible de los “falsos positivos”, gracias a la presión de la comunidad internacional y de todos los órganos intergubernamentales que se han horrorizado, no sólo antes las cifras sino también ante los métodos de esa práctica criminal, hay que señalar, sin embargo, que nadie está satisfecho con las medidas adoptadas para reprimir este tipo de crímenes. La libertad de que gozan muchos de los imputados gracias al mecanismo de “vencimiento de términos”, no es lo más grave. La estructura de la “justicia” colombiana sufre demasiadas falencias, como lo reconocen todos los analistas, especialmente en los vacíos en la aplicación del derecho internacional, pues están políticamente bloqueados los procedimientos judiciales para enjuiciar la sistematicidad de los mismos y poder prevenir sus repeticiones.

El palacio de justicia. Una tragedia colombiana.

Es un libro de la periodista Colombo - Irlandesa Ana Carrigan Parga. Tuve el privilegio fortuito de presentarlo, el 9 de diciembre, en el auditorio del CINEP. Y puedo asegurarles que es un libro histórico, quiero decir, un libro que no será de buen recibo en Colombia en el próximo medio siglo.

Distribuir contenido